Los Pumakatari ya son de la gente

2 de febrero, 2018

 

La Paz/Las Cosas Claras.- Doña Ángela Jalja vive en el barrio de Munaypata, frente al Hospital Juan XXIII. Su día comienza a las 05.00, ella se adelanta a la salida del Sol pues debe llegar a tiempo a su puesto laboral y la distancia es larga. Trabaja en la calle 15 de Calacoto y por eso resalta que todo le sería más complejo si el Pumakatari no fuera parte de su vida y su rutina.

Desde su zona, en el excamino al Bosquecillo, toma un micro de transporte público para llegar a la plaza Camacho y ahí espera el último Pumakatari del turno la noche.

“Nos vamos en el último nochero, porque entramos 6.45, el nochero sale 6.15, entonces sabemos a qué hora vamos a despertar y a qué hora tenemos que estar”, cuenta esta mujer de unos 40 años que utiliza el transporte municipal junto a sus compañeras de trabajo.

Como doña Ángela, miles de vecinos ya han convertido al Pumakatari en parte importante de sus vidas, se han apropiado del servicio y se enorgullecen e identifican con él. Así, el bus deja de ser de la Alcaldía para formar parte de todos los paceños.

“El paceño se identifica con el Pumakatari”, opina Rosario Vela, una de las tantas vecinas de la ciudad que resalta el servicio municipal y Gladys Eyzaguirre, de la zona de Pampahasi, coincide con esta idea y opina que el Puma es una gran maravilla.

“¿Cómo no nos vamos a sentir orgullosos de ir en un transporte bien limpio?”, dice esta mujer de la tercera edad que también usa el servicio edil para ir a la zona Sur a sesiones de fisioterapia.

Incluso personas que no habitan en la ciudad, pero trabajan y transitan constantemente por ella, encuentran en este servicio como una solución al tema de transporte. Tal caso es el de Jorge Guzmán, quien vive en Ciudad Satélite. “Me gustaría que cubra toda La Paz. Yo creo que paso a paso vamos a ir avanzando en esto”.

Un pedido de la gente

Por eso es que la gente pide que el servicio se amplíe y así lo ha dado a conocer en las diversas audiencias ciudadanas sostenidas con el Alcalde Luis Revilla, quien sostiene que es parte de las políticas de la Comuna. “El Pumakatari es una política municipal, una necesidad de la ciudad. Vamos a continuar con las líneas porque así lo ha decidido la gente con motivo de las elecciones 2015”.

El director General del Sistema Integrado de Transporte de la Alcaldía, Edward Sánchez, comentó que el deseo de la gente por este sistema reside en que llega a su parada, tiene calidad y funciona las 24 horas. “A partir de las seis rutas actuales que se están trabajando con el Pumakatari, la gente se ha dado cuenta se ha dado cuenta que es un medio de transporte seguro y confiable (…) entonces cada uno de los Macrodistritos nos ha pedido que se implemente una nueva ruta del bus o que se amplíe su ruta”.

Sánchez considera que la gente se siente orgullosa por el Pumakatari gracias a los dos pilares en los que se apoya el sistema. “Tenemos el mejor bus y un personal sobresaliente, de manera que al ciudadano le vamos a dar un excelente servicio. La gente así se siente mejor, le mostramos que el paceño también es un ciudadano modelo”.

Calidad e intermodalidad

Los buses no solo ofrecen un servicio de calidad y respetuoso con el pasajero, sino también apuntan a la intermodalidad e interconexión con otras modalidades para movilizarse y así conformar el sistema integrado de transporte más moderno del país.

Es por esto que para atender el pedido, la Comuna ya licitó la compra de la nueva flota de 72 vehículos que llegarán a La Paz este año para ampliar el servicio. De estos, 33 serán como los actuales Pumakatari, y los otros 39 serán buses pequeños, aptos para llegar a laderas, calles empinadas, estrechas y con curvas difíciles.

“Ahora estamos comprando estos buses pequeños que nos van a permitir llegar a lugares donde el bus grande no ingresaba y de esta manera brindar el servicio de calidad como lo presta el Pumakatari actualmente”, destaca el Alcalde Luis Revilla.

A don Nicolás Perisaca le parece excelente la noticia de que se compren buses más pequeños “para que puedan llegar a todos los rincones de la ciudad” y doña Ángela desearía llegar directo a su trabajo en Calacoto desde Munaypata, donde se encuentran vías empinadas y algunas estrechas, “lindo, lindo, sería. Más económico además”.

La gente se apropia del Puma y pide más

La gente de La Paz no solo hizo suyo el sistema de buses municipales, lo ven como un servicio positivo y necesario para una ciudad en la que la mejora del transporte es un asunto en el que la Alcaldía trabaja de forma constante.

“Que se implementen, que hayan vehículos con mayor capacidad para las cuestas (...) Es algo muy positivo para los paceños”, comenta Carmen Eduardo, usuaria de la línea de Inca Llojeta.

María de los Ángeles de Arce, una pasajera de la línea Chasquipampa que considera que el Pumakatari brinda un servicio crucial para una ciudad como La Paz.

“El Pumakatari no sólo transporta gente, además transporta sueños y nos ayuda a realizarlos”, agrega Carmen Eduardo, vecina de Inca Llojeta, que se declara muy conforme con el servicio.

Un derecho fundamental

La gestión del Alcalde Revilla tiene una premisa: el transporte de calidad es un derecho fundamental y es por esto que es necesario dar un buen servicio a las personas.

De ahí que aplicó una serie de medidas para que los choferes mejoren sus condiciones y paralelamente se impulsa el desarrollo del servicio municipal. Por esta razón, se busca hacer este servicio más inclusivo y accesible.

Con una discapacidad física en las piernas, Galo Apaza, de aproximadamente 35 años, vive por la Periférica. Las pendientes, asegura, son muy pronunciadas y en su caso, incluso tiene que caminar dos cuadras de gradas en muletas hasta su casa. “Hay lugares en los que el transporte público, por la misma capacidad que ellos tienen en sus vehículos, no pueden llegar”, cuenta e indica que el Pumakatari, para otros tramos, ha sido un gran beneficio para desenvolverse en sus actividades rutinarias. “Si va a haber un servicio similar al Pumakatari por mi zona, va a ser de mucha, mucha ayuda”.

Actualmente el servicio municipal de transporte tiene seis rutas y se prevé que esta gestión se añada el tramo hacia Periférica y, con el ingreso de la nueva flota, se estudia añadir de tres a cinco más. Así se tendrán 213 vehículos para un total de 12 rutas. Pronto Galo y otras vecinos verán su zona mucho más accesible.

 

La gente destaca la seguridad, limpieza y educación en el bus

Los usuarios resaltaron que el servicio de transporte Pumakatari es limpio, promueve la educación entre la gente y es seguro, otorgándole un valor agregado al mismo.

“Más que sólo el servicio, es la imagen de lo que nos han dado, nos han vuelto a educar, aceptar que hay fila, aceptar que hay paradas, aceptar que si tú esperas lo suficiente vas a entrar”, señaló María de los Ángeles de Arce, quien usa la línea de Chasquipampa.

Doña Mery, una señora adulta mayor que usa la línea de Villa Salomé, agrega que a esto se suma la atención de los anfitriones y los choferes. “Yo agradezco que haya habido Puma porque hay más educación, estamos volviendo a lo de antes, que los jóvenes dan el asiento, le agarran de su mano, le saludan y eso nos alienta”.

Por otro lado, Carmen Eduardo aseguró que los vecinos de su sector, Inca Llojeta, están contentos con el servicio “porque es limpio, seguro (…) cuando se viaja está limpio, sin olores de comida”.

La señora Carmen resalta que se necesita más transporte seguro. “Donde no lo cogoteen, donde no suceda que cree que sube a algo y puede terminar muerta en algún lugar, en algún barranco. Entonces esta parte de la seguridad ciudadana que nos da el Pumakatari es algo que hace que apoyemos y que digamos adelante Alcaldía, gracias por prestarnos los servicios de transporte público masivo”.

De acuerdo a una encuesta de percepción realizada por La Paz Bus durante noviembre de 2017 a 2.176 usuarios, se reveló que el que el 96,37% de los encuestados se encuentra entre muy satisfecho y satisfecho con el servicio del Pumakatari en general. Asimismo, muestra que el 97,10% se encuentra muy satisfecho y satisfecho con la con la seguridad contra robos, hurtos y asaltos dentro del mismo.

A esto se suma que La Paz Bus cuenta con un servicio de objetos perdidos. La persona que haya extraviado algo en uno de los Pumakataris puede llamar al 800-13-4444. El operador escuchará las características del elemento y en qué línea, fecha y horario lo dejó en el bus. Una vez reconocido, el interesado recoge su objeto, llena un formulario y se le toma una foto.

Todos los sistemas de transporte en el mundo están subvencionados

“La subvención anual al sistema de transporte municipal alcanza al 2% (del Presupuesto Operativo Anual) (...) Dicho sea de paso, todo los sistemas de transporte en el mundo están subvencionados”, asevera el Alcalde Luis Revilla respecto al tema del Pumakatari.

La autoridad recordó que en la cumbre de la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), realizada en La Paz en octubre pasado, varios países como España afirmaron esto.

Asimismo, el Alcalde recordó que el transporte es un derecho público, como la salud o la educación. “Imagínese si el Estado pensara hacer negocio con la salud o la educación. No, no  lo va a hacer y tampoco lo hará con el transporte que es un servicio público”.

 

Dos encuestas muestran que las personas prefieren usar el bus

Las opiniones positivas respecto al servicio de los buses ediles quedan plasmadas en dos encuestas. La primera fue realizada por La Paz Bus durante noviembre de 2017 a 2.176 usuarios. Este estudio reveló que si la gente tuviese que elegir un solo sistema de transporte, el 85,66% preferiría el Pumakatari.

Asimismo, un estudio del Observatorio La Paz Cómo Vamos, determinó que el 69,3% de la población considera que este servicio representa la solución a la problemática del transporte en la ciudad.

La señora María de los Ángeles resalta que este servicio no sólo beneficia al usuario, sino también al personal, como los conductores, que puede optar por un trabajo justo.

“No tienen que hacer (turnos de) 24 horas, no están expuestos a que un dueño abusivo de repente no les pague el sueldo, tienen la opción de un trabajo razonable con salud, seguridad. Si abren la mente, es un cambio positivo para todos, ganamos todos”.